Avisar de contenido inadecuado

Nacer de nuevo

{
}

por Anthony Buzzard

 

La declaración de Jesús es clara y sin concesiones. Para ganar la inmortalidad en la venida del Reino "es necesario nacer de nuevo" (Juan 3:3, 5, 7). ¿Cómo, de acuerdo con el Nuevo Testamento, se hace imprescindible llevar a cabo el renacimiento ó (regeneración)?

Para entender una enseñanza bíblica, es necesario incluir todos los datos pertinentes relacionados sobre un tema elegido. Un enfoque parcial o selectivo tendrá como resultado una comprensión defectuosa. En la actualidad, la discusión principal de Jesús sobre el renacimiento es usualmente ignorada. No nos estamos refiriendo a los versos citados anteriormente, que son bien conocidos. Jesús tenía mucho más que decir sobre el proceso de renacimiento.  Por favor, siga leyendo.

En su conversación con Nicodemo, Jesús enseña que el renacimiento es a través del Espíritu de Dios. También mencionó el agua (Juan 3:5 al 7). Vamos a ver cómo los apóstoles entrenados por Jesús entendieron la enseñanza central de su Maestro. Santiago dice que hemos nacido de nuevo a través de la "palabra de verdad" (1:18). Pero, ¿qué es esa "palabra de verdad"?  Pedro nos da más información. Él conecta el renacimiento con la esperanza: "Dios ha causado nuestro renacimiento para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, para una herencia incorruptible... [que es, la venida del Reino]". Los cristianos son "nacidos de nuevo, no de simiente corruptible, sino incorruptible, por la palabra de Dios que permanece para siempre... Esta es la palabra que os ha sido anunciada como el Evangelio" (primera de Pedro 1:3, 4 y 23 al 25).

Así que los ingredientes esenciales del proceso de renacimiento, hasta el momento, son claras. Hay una palabra o Evangelio. No es espíritu. Renacer nos lanza a una esperanza viva, en vista de una futura herencia del Reino de Dios. Y todo el proceso se remonta a la acción de la "semilla incorruptible". Sin la semilla hay un mal funcionamiento del proceso.

Las semillas, por supuesto, son responsables de la creación de la vida humana, animal y vegetal. La semilla es también el agente del renacimiento que es de absoluta necesidad para la salvación.

Pero, ¿qué es esa "palabra de la Verdad", "Evangelio", "semilla" con el que tenemos que hacer contacto?

La semilla provoca la generación o creación de nueva vida. Así que Pablo escribe: "Si alguno está en Cristo [el cristiano] es una nueva creación" (segunda de Corintios 5:17.). Pablo describe el mismo proceso de regeneración en otras partes como "el lavamiento de la regeneración y la renovación en el Espíritu Santo" (Tito 3:5).

Juan habla a menudo en sus cartas acerca de ser cristianos "engendrados" por el Padre. En primera de Juan 3:9 se refiere a la semilla esencial de Dios que permanece en el creyente.

Es en este punto que muchas descripciones tentativas de renacimiento fallan. Fracasan porque omiten rastrear esta doctrina cristiana esencial del propio Maestro de Maestros, Jesús.

Jesús dio de lejos, la mayor explicación de cómo la semilla del renacimiento / regeneración / conversión opera.  Esta enseñanza fundamental sobre el renacimiento, la enseñanza en la que los breves comentarios de Pedro, Pablo, Juan y Santiago dependen, se encuentra en la "Parábola del Sembrador", que también podríamos llamar "la parábola de la semilla" (Mateo 13; Marcos 4, Lucas 8).

La Biblia ofrece una definición exacta de la semilla. Jesús dijo: "Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, el maligno [el Diablo] arrebata lo que fue sembrado en su corazón" (Mateo 13:19). Otros reciben la semilla y la conservan por un tiempo, pero se apartan bajo la presión de la persecución. Otros reciben la semilla, pero la ansiedad y otras preocupaciones ahogan la semilla y no dan fruto. La cuarta categoría es un éxito. Estas personas reciben la semilla y dan fruto, en diversos grados (ver a Mateo 13:18 al 23).

Marcos y Lucas reportan la misma cuenta completa de cómo el renacimiento a través de la semilla vital ocurre.

Lucas registra a Jesús diciendo que "La semilla es la palabra de Dios" (Lucas 8:11) (compare con Santiago: "palabra de verdad", Pedro: "la palabra predicada como Evangelio").  Recuerde que Mateo nos da la definición completa de la palabra: es la palabra / Evangelio acerca del Reino. Satanás, sabiendo cómo funciona el proceso de salvación, deliberadamente intenta frustrar la acción creadora de Dios, la actividad de la siembra. El Diablo "viene y se lleva la palabra [del Reino, Mateo 13:19] del corazón [que es la mente] para que no la puedan creer y ser salvos" (Lucas 8:12).

Esta instrucción precisa de los labios de Jesús es más esclarecedora. La salvación, dice Jesús, comienza cuando el Evangelio creativo / la palabra del Reino / la verdad en la mente de una persona cuando esta le da una recepción inteligente. Esa palabra debe permanecer como la semilla vital en el creyente hasta que finalmente sea inmortalizado en la resurrección cuando Jesús regrese (primera a los Corintios 15:23 y del 50 al 52; Apocalipsis 11:15 al 18, etc.)

La versión de Marcos de la enseñanza de Jesús sobre el renacimiento a través de la SEMILLA, hace hincapié en un punto sobre el proceso de la salvación. Jesús dice: "A ustedes [los que reciben el Evangelio con inteligencia] el secreto del reino ha sido dado a conocer, pero a los que no, todo le es presentado en parábolas, para que viendo, vean, y no entiendan, y oyendo, oigan y todavía no entiendan lo que oyen. Si lo hicieran, serían convertidos y sus pecados serían perdonados"(Marcos 4:11 y 12).

¿Ves que Jesús hace aquí de la recepción inteligente del Mensaje Único / el Evangelio / la Palabra, la condición indispensable de la conversión, el arrepentimiento y el perdón?

¿Puede ser el Evangelio predicado con éxito, entonces, si el Reino de Dios no se presenta al converso potencial? ¿Puede Cristo ser aceptado aparte de Evangelio de salvación - el Evangelio del Reino?

Una vez que el mensaje del Reino, de Jesús, llega al oyente, él toma la decisión de recibirlo o no. Sin entenderlo no puede recibirlo. Sin recibirlo no puede ser perdonado. Tal es el procedimiento del renacimiento como Jesús lo enseña.

Es importante observar, que Jesús no estaba en esta etapa de su ministerio, hablando del otro factor grande en la salvación: la creencia en su muerte expiatoria y su resurrección.  Estas grandes enseñanzas se incorporaron más tarde en el programa de salvación (Jesús menciona por primera vez su muerte sólo en Mateo 16:21, 8:31 y Marcos 9:22.) El Reino / la Semilla/ el Evangelio, quedó, por supuesto, como el elemento más fundamental para la salvación. Jesús, en efecto había enseñado la regeneración a través de la recepción del mensaje ó semilla del Reino, y espera que su Evangelio del Reino se extienda a todas las naciones hasta su regreso al final de los tiempos (Mateo 28:19, 20).

Para ser "nacido de nuevo", "nacido del Espíritu", "nacido de nuevo a través de la palabra", "la palabra de la verdad", "el Evangelio", ó como una "nueva creación" todo esto significa recibir la semilla conservada de la inmortalidad sembrada por Jesús y los Apóstoles con su Evangelio acerca del Reino de Dios.

Pablo estuvo de acuerdo por completo. Él declara la misma verdad grande, en otras palabras: "Abraham tuvo dos hijos; uno [Ismael] por la esclava, el otro [Isaac] por una mujer libre. El hijo de la esclava nació según la carne [comparece "lo que es nacido de la carne ...." Juan 3:6], y el otro, el hijo de la mujer libre, nació de la promesa ... Ahora, hermanos, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero, como entonces, el que había nacido de la carne perseguía al que había nacido del espíritu, así también ahora "(Gálatas 4:22, 23, 28 y 29).

La promesa, es de hecho la promesa del Reino.  Los cristianos son "herederos del reino que Dios ha prometido a los que le aman" (Santiago 2:5). Abraham recibió como evangelio (Gálatas 3:8) la promesa del Reino: "La promesa a Abraham y a su descendencia de que él sería heredero del mundo ..." (Romanos 4:13). De modo que el Espíritu se transmite en la Promesa presentada en el Evangelio. Pablo llama realmente al Espíritu del "Espíritu santo de la promesa" (Efesios 1:13, Reina-Valera y comentario de Henry Alford).

El renacimiento es la clave para la actividad creadora de Dios, su nueva creación a través de la predicación de Jesús y de la muerte y resurrección de Jesús. Renacer, "nacer de nuevo", significa escuchar, entender y recibir la predicación del Evangelio de Jesús, él mismo como el evangelista modelo. La palabra de la Biblia es el instrumento de la energía y la acción creadora de Dios. Fue por una palabra que Dios dijo: "Hágase la luz". Es por la palabra de la verdad, el Evangelio, que Él enciende una luz en nuestro entendimiento, una luz que se nos manda a llevar a los demás (Marcos 4:21-25). Es por la palabra SEMILA/ del Reino (Mateo 13:19) que Dios, por medio del Hijo, pone en marcha la creación de personas inmortales. No es de extrañar entonces que el demonio se enfurece cuando esa palabra salvadora, creativa y el Espíritu se trasmiten con éxito a una mente dispuesta y receptiva.  El diablo intenta (menos mal, en vano!) "arrebatar el Evangelio ó la Palabra del Reino, para que no puedan recibirla y ser salvos." Este es un informe de la inteligencia brillante de Jesús, cuya mente estaba inmersa en el espíritu y la visión de Dios, su Padre.

{
}
{
}

Deja tu comentario Nacer de nuevo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre