Avisar de contenido inadecuado

La conversión y nuevo nacimiento según Jesucristo

{
}

La conversión y nuevo nacimiento según Jesucristo

 por Anthony Buzzard

 

Un error sistemático afecta a los intentos contemporáneos para llevar el Evangelio de salvación al público. Todo es cuestión de los textos bíblicos que se incluyen ante el converso potencial. Se puede hacer que la Biblia diga casi nada si se selecciona los versículos de manera que produce sólo algunas de las pruebas - sobre todo si se omite por completo la evidencia primaria.

Así es como funciona. Elige unos pocos versículos de Romanos (escrito no a las personas inconversas sino a los que ya habían escuchado el Evangelio) y puede dar la impresión de que está guardando el significado de creer que Jesús murió por nuestros pecados y resucitó de entre los muertos. "Jesús vino a hacer un trabajo de tres días: morir, ser sepultado y resucitar", declara un tratado sobre la salvación de muy amplia difusión.

Pero ¿por qué habría de comenzar con Pablo y Romanos? ¿Qué acerca de Jesús? ¿Acaso no era el prototipo de predicador y maestro de la salvación y cómo obtenerla? Según Hebreos 2:3 "El Evangelio comenzó a ser predicado por el Señor Jesús." No comenzó a ser predicado por Pablo o Pedro. La regla número uno en nuestra búsqueda de la fe es comenzar con Jesús. ¿Cómo predica Jesús la salvación?  La respuesta es muy clara.  Él no vino a Galilea diciendo: "Convertíos y creed que moriré por sus pecados y voy a resucitar de entre los muertos." Jesús dijo: "Arrepentíos y creed en el evangelio" (Marcos 1:14 y 15), pero el Evangelio en cuestión no era positivamente esa información de los periodos de su muerte sacrificial o su resurrección. Se trata de creer en la Buena Nueva (Evangelio), perteneciente al Reino de Dios.

"Reino de Dios" no significa la muerte de un salvador en una cruz. Reino de Dios no significa la resurrección de los muertos. El Reino de Dios y la resurrección están conectados, sin duda, en el sistema teológico del Nuevo Testamento, pero nunca son sinónimos. "Convertíos y creed en el Evangelio del Reino" (Marcos 1:14 y 15) es el primer imperativo grabado, el primer mandamiento del Señor y Salvador. Sin embargo, curiosamente, nunca se obtiene una mención en extensiones que ofrecen la salvación y casi nunca en las campañas evangelísticas de hoy.

Curiosamente y tristemente el Evangelio ha sido truncado, de hecho privado de su elemento principal. Jesús puso el fundamento del Evangelio, fue sobre el ofrecimiento de la salvación en busca de los pecadores, e instándoles a que se reconcilien con Dios. Y su herramienta de salvación, durante su ministerio en la tierra, era el Evangelio / la Palabra / el Mensaje sobre el Reino de Dios (Mateo 13:19).

Tres relatos independientes y concordantes de la técnica evangelizadora de Jesús se nos ofrecen por Mateo, Marcos y Lucas. Sin embargo, éstos son ignorados. ¿Alguna vez has leído un folleto que empiece con la pregunta "¿Qué dijo Jesús sobre lo que se tiene que hacer para ser salvo? ¿Cómo llevo a cabo su misión? ¿Qué fue lo que dijo acerca de la conversión?"

Puede ser que haya una excepción. El encuentro de Jesús con Nicodemo en Juan 3 obtiene una mención. De esto podemos deducir que hay que ser "nacido de nuevo". Nadie, Jesús afirmó, puede ver ni entrar en el Reino de Dios sin primero "nacer de nuevo" o "nacer de lo alto". Incluso este texto sufre de mal manejo popular cuando al Reino de Dios se le da un significado no-bíblico como "el cielo". Jesús no ofreció el "cielo" a nadie. Ofreció la herencia de la tierra como la recompensa de los fieles (Mateo 5:5), y prometió a sus seguidores que les daría el oficio un día como gobernantes reales "sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10). El "cielo" como idioma ("cuando llegue al cielo", "se ha ido a casa, al cielo", etc) tiene un efecto de interferencia en estos textos preciosos y claros. El cerebro se confunde cuando se enfrenta a las proposiciones contradictorias: "los mansos heredarán la tierra y gobernarán sobre la tierra" (Mateo 5:5 y Apocalipsis 5:10) y "este y el otro se han ido / se han ido al cielo.  "

"El cielo en la Biblia es en absoluto el destino de los moribundos". Así lo dijo el sabio profesor de Cambridge de los últimos años (Dr. J.A.T Robinson, en su libro Al final Dios). Pero la iglesia, ¿ha asumido el reto de ver si tal vez él tenía razón? "Si te encuentras algunos que niegan la resurrección, y dicen que cuando mueren sus almas van al cielo, no los consideres cristianos". Tal fue la protesta de un portavoz cristiano y mártir del siglo dos (Justino Mártir, Diálogo con Trifón, capítulo 80).

En aquellos días, era muy claro que la Biblia nada decia en absoluto, acerca de las almas que disfrutan de una existencia post-mortem en el cielo en el momento de la muerte. Más bien se sabía, porque la Biblia había sido muy clara sobre el tema, que todos los muertos iban al reino de la muerte, el Seol ó Hades, de la que sólo la futura resurrección colectiva de todos los fieles difuntos de todas las edades les rescataría y devolvería a la vida. Fue a partir del sueño de los muertos en la tumba que Jesús rescató a Lázaro (Juan 11:11 al 14 - "Lázaro está dormido, Lázaro ha muerto: voy a despertarlo de su sueño"). Jesús fue nutrido con las palabras de Daniel 12:2 y 12:13, donde los muertos, se dice, que están durmiendo en el polvo de la tierra. Eso te dice lo que los muertos están haciendo y dónde lo están haciendo. Jesús fue instruido en las sabias palabras del Eclesiastés 9:5: "Los muertos no saben nada".

Los muertos, según Jesús, están todavía en el mundo subterráneo de los inertes, en espera de su llamada a la vida cuando la séptima trompeta, la trompeta de la resurrección en el regreso de Jesús, suene su estremecedor llamado para el retorno de los muertos a la vida (primera a los Corintios 15:23, 50 y 55;. Apocalipsis 11:15 al 18;. Mateo 24:31, primera Tesalonisences 4:16). Esa es la resurrección bíblica. La Resurrección bíblica no apoya la reunión de "almas inmortales" a un nuevo cuerpo. Eso no es la resurrección como la Biblia revela. La Resurrección bíblica significa el regreso de todo el hombre que ha muerto a la vida como una persona completa, recreada, equipada en su resurrección con el cuerpo espiritual descrito por Pablo en primera de Corintios 15: del 50 al 55. Nadie en la Biblia nunca recibió un cuerpo incorruptible, inmortal en el momento de su muerte. La inmortalización de los seres humanos sólo ocurrirá al regreso de Jesús para resucitar a los muertos. Hasta entonces, los fieles están muertos, como lo están también los infieles. Pablo esperaba ganar su corona "en aquel día", el día de la reaparición de Cristo en la tierra (segunda de Timoteo 4:8).

 

Después de la resurrección destinada a suceder en la futura reaparición de Jesús (primera a los Corintios 15:23) el Reino de Dios será restablecido en Jerusalén y el mundo estará bajo nueva dirección. Jesús será el gran gobernador del mundo (Mesías significa exactamente eso - el rey del mundo bajo la autoridad de Dios). En esos días maravillosos, el mundo será de hecho un solo pueblo bajo un solo Dios (Zacarías 14:9), aunque todavía diferenciados por grupos nacionales (Isaías 19:18-25), y que será verdaderamente "bajo Dios". Decir que toda nación está ahora "bajo Dios" es una exageración considerable, no apoyada por los hechos reales. Pero el Evangelio del Reino, el primer punto del orden del día de Jesús y la evangelización apostólica, pone ante el converso un futuro glorioso como asistente inmortal, en la buena gestión de los asuntos del mundo en compañía de los que regresarán con Jesús.  Ser cristiano es una invitación a la formación en condición de prueba en el "presente siglo malo" (Gálatas 1:4), con miras a puestos administrativos con Jesús en la "la futura tierra habitada de la que hablamos" (Hebreos 2:5).

El germen de la futura gloria del cristiano es la semilla sembrada en el corazón. Y la semilla se define por Jesús como "el Evangelio ó la Palabra acerca del Reino de Dios" (Mateo 13:19, ver también primera de Pedro 1:23 al 25;. Santiago 1:18; primera de Juan 3:9; Gálatas  4:28 y 29).  Satanás trabaja duro y a largo plazo para evitar que el mensaje semilla se arraigue en el corazón. Él bien sabe que contiene la chispa de la vida para siempre!  (Lucas 8:12). El Evangelio salvador de Dios a través de Jesús inicia el proceso de salvación, que se completará en el futuro. Ahora estamos "más cerca de la salvación que cuando creímos" (Romanos 13:11).

 

El Evangelio acerca del Reino pone delante de los creyentes una llamada a la acción de todo corazón, (incluyendo el bautismo para el perdón de los pecados, Hechos 8:12), una reorientación hacia el futuro brillante del Reino de Dios que viene del cielo cuando Jesús regrese. El arrepentimiento significa volverse al Pacto por abrazar el gran plan de Dios para la inmortalización del hombre mortal y el rescate del mundo de la dominación actual de Satanás.

{
}
{
}

Deja tu comentario La conversión y nuevo nacimiento según Jesucristo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre